Por fin llegó el día. Después de quince años, Bajo el eucalipto, mi primera novela vuelve a ver la luz.

Han sido unas semanas de reencuentro con el David de hace quince años y, en algunos momentos, he tenido que luchar contra él, pero creo que ha merecido la pena. Espero que me lo puedas decir.

Os quería dar las gracias a todos los que habéis hecho vuestra reserva digital en la preventa y que hoy mismo habréis recibido en vuestros lectores. 
Yo no manejo números de grandes ventas, pero entre todos habéis conseguido batir mi récord personal en una preventa. Muchas gracias.

Espero que disfrutéis de la lectura y ya sabéis que es muy importante para los escritores autopublicados que podáis dejar vuestras impresiones en Amazon para que otros se fijen en ellas y la novela pueda llegar a más lectores.

Desde hoy mismo tenéis los dos formatos, digital y papel, para que la disfrutéis de la forma que mejor os vaya.

Volviendo a la novela, os quiero advertir que no os esperáis nada negrocriminal en Bajo el eucalipto. En este caso la cabra no tiró para el monte y el escritor explicó la historia que quería contar independientemente del género.
Es una novela de corte íntimo, de personajes, pocos personajes, de vidas que se entrecruzan y con la mirada del eucalipto sobre todos ellos. 

Está mal que yo lo diga, pero creo que es una lectura que gana a medida que la vas leyendo. Va de menos a más, pues a medida que avanzas vas teniendo más información sobre los personajes y se va completando el puzle de la historia que tenía en mi cabeza y que quería contar.

Esta es la sinopsis de la novela:

El amor, la vida y la muerte mezcladas en un torrente de sensaciones a flor de piel, donde tampoco faltan toques de humor, crítica social y profundas reflexiones bien aderezadas.

Se nos muestra cómo bajo un eucalipto no crece nada, aunque algunas veces nos podemos encontrar sorpresas.

Los personajes principales son un hombre sin alegría, sin ilusiones, que no se atreve a dar un giro a su vida hasta que se ve inmerso en una aventura que nunca buscó, pero donde se ve atrapado irremediablemente; y una mujer desesperada, sin ganas de vivir y con una única amiga, que abre los ojos a una nueva vida e intentará no desaprovechar la oportunidad.

Las más terribles pesadillas envolverán a ambos, pero de formas muy distintas, pues el hombre no las buscó, y la mujer intentará con ellas esclarecer oscuros pasajes de su infancia.

Son dos vidas totalmente diferentes, pero con estaciones de paso similares, donde una avanza y la otra retrocede.

Y estos los comentarios de algunos lectores:

«En Bajo el eucalipto se cobijan muchas vidas, las de los personajes y las nuestras. A su alrededor vuelan muchos de los cuervos que no acechan diariamente; se proyectan y se borran los sueños. Pero, por encima de todo, es un canto al amor y a la amistad, verdaderos motores de la sostenibilidad de este mundo que, tan frecuentemente, creemos desmoronarse». (Josep Antoni Castro)

«La parábola de la paradoja de vivir. La obsesión por el tiempo, por atrapar el instante y por los sueños». (Miquel Martín)

No me enrollo más. 

Daros las gracias de nuevo, me siento halagado de tener vuestra confianza. Espero que el retorno sea una buena historia, una buena lectura.

Ah, y creo que muy pronto os podré contar más cosas sobre mi próximo proyecto.

Aquí os dejo los enlaces a la versión digital y la versión en papel de Bajo el eucalipto por si tenéis ganas de haceros con ella.

PODCAST

Os invito a escuchar mi podcast de literatura

¿SEGUIMOS CONECTADOS?

¿Quieres conseguir una de mis publicaciones GRATIS? Suscríbete a mi lista de correo y será tuya.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *