Construir puentes sin olvidar la guía.

No sé a vosotros que os evoca esta imagen, pero a mi, desde del primer momento, me vino un flash que me dijo: construir puentes sin olvidar la guía.

Tengo la sensación que cada vez somos más nuestros, que no aceptamos las opiniones, los consejos e incluso la ayuda de los demás. ¿Qué problema hay con recibir ayuda? De verdad, no eres menos al recibirla, al contrario eso te hace crecer y aprender.

No sé si pensar que la pandemia tiene parte de la culpa de ese cambio, aunque ahora casi todo se lo achacamos a ella. ¿Éramos ya así? 

Siempre he pensado que construir puentes es la mejor forma de ahorrar problemas incluso de solucionarlos. 

También pienso que es una forma de conocer y darse a conocer; es una forma de estar en contacto, de no cerrar el diálogo, de no dar un portazo. ¿Cuántos problemas nos ahorraríamos si construyéramos buenos puentes? 

Y ojo, no nos olvidemos de revisar los construidos, que muchas veces una vez hechos nos dormimos y un mal puente podría traer nefastos resultados.

Tampoco nos podemos olvidar de la guía, como la de la fotografía que les indica a los barcos hasta dónde pueden acercarse. Pero en el caso de las personas estaríamos hablando de lo que somos, de lo que queremos ser; en otro contexto: del objetivo. ¿Cuántos veces nos olvidamos de ello? O incluso, ¿cuántos van por la vida sin tenerlo claro?

La combinación de esos elementos, puentes y guía, nos pueden ayudar a ser más plenos y tener una vida más feliz, pues de eso se trata, ¿no?, de pasar por la vida de la mejor forma posible.

Feliz entrada de año

PODCAST

¿SEGUIMOS CONECTADOS?

¿Quieres conseguir una de mis publicaciones GRATIS? Suscríbete a mi lista de correo y será tuya.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Construir puentes sin olvidar la guía.»

  1. Totalmente de acuerdo, David. No hay que perder de vista los puentes pasados ni los futuros ni, por supuesto, desestimar todo aquello que nos hace crecer que, fundamentalmente, proviene de otras personas. No está de más recordarlo. Feliz año para ti y para ti familia. Un abrazo.

    1. Gracias Víctor por pasarte.
      No está de más recordarlo. Vamos tan a cien que a veces, cosas como esas, las dejamos de lado y nos ahorrarían mucho sufrimiento.
      Feliz entrada de año para ti y todos los tuyos.
      Y larga vida a Siervos de la Guadaña.
      Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *